sábado, 22 de mayo de 2010

El día en que me hice un incunable


Rapidito y sin anestesia: en nuestra más temprana adolescencia, unas amigas y yo nos hicimos del fans club de Zas.
Descubrimos a Miguel Mateos abrojándonos a las hermanas mayores. Yo no tenía, pero iba en carácter de amiga y testigo de actos non sanctos que nos servían como material de extorsión, onda "si no nos llevás yo le cuento a papi que vos fumás". Ahí yo colaboraba mirando fijo y asintiendo con la cabeza mientras fruncía un poco los labios como desaprobando semejante transgresión, y si la cosa se complicaba reforzaba amenazando a la víctima: "bueno, entonces cuando tu papá aparezca y me vea con el pucho en la mano le voy a decir la verdad, que el cigarrillo es tuyo y que cuando lo escuchás bajar la escalera me lo das para que parezca que la que fuma soy yo". La estrategia funcionaba de maravillas, porque gracias a ella conseguíamos ir a bailar a los 14 años - maquilladas como puertas e instruidas con "vos decí que tenés 17"- a recitales increíbles de grupos grossos de los 80s y a varios lugares a los que no podríamos haber accedido jamás. Así fue como caímos en un show en Obras, mucho, pero mucho antes del boom del Luna Park. No teníamos ni la menor idea de lo que estábamos por ver. A mí me habían dicho "recital" y ni lo pensé. Nos tomamos el 15 y allá estábamos.
De más está decir que flashée. Ahora, a más de veinticinco años del hecho creo que flashée porque fue el primer show que vi en mi vida, si me hubiesen llevado a ver, no sé, Sueter, habría enloquecido también. Cuestión que además de Zas, nos encantaba el tipo (Miguel Mateos). Cosa rara, porque el sexo a esa edad para mí era una incógnita total pero, al mismo tiempo, tampoco me despertaba ninguna curiosidad. Así y todo, y desconociendo la existencia de un delito llamado corrupción de menores, creo que de tenerlo enfrente le habría dejado que me hiciera cualquier cosa.
Con mis amigas nos sorteábamos a los integrantes del grupo, y estábamos tan mal que hasta los llamábamos por teléfono. Los pobres pibes tenían cero fama y figuraban en guía, entonces te atendían normalmente, levantaban el tubo y decían "hola" como cualquier cristiano (así también hemos llamado a Fito Paéz cuando vivía con Fabi Cantilo en una casa en Belgrano R. Por supuesto que cuando atendía ella le cortábamos, como si fuéramos ex novias celosas). En nuestro afán por acercarnos a esos ídolos inalcanzables no sé como cuernos dimos un día con su club de fans. Se ve que ya en esa época era una grasada ponerse Club de Fans entonces se bautizaron CAZ (Club Amigos de Zas).
Acá es donde se me mezclan los recuerdos, o la memoria se me vuelve selectiva (si puede llamarse selectivo a poder blanquear semejante anécdota). Me acuerdo que había reuniones, que la presidenta se llamaba Paola y nos despertaba una terrible envidia saber que tenía contacto directo con los mismísimos integrantes de Zas. Que un día trajeron a un ladri que decía ser el representante del grupo y nos contó que estaba en gestiones para que tocaran en el Colón (no te dio vergüenza semejante mentira? y más sabiendo que todos te creímos?). Y que un día llegó el día más soñado: un sábado enterito, asado de por medio, con Miguel Mateos y todas su troupe. Había que ir hasta Villa Pueyrredón, que desde nuestras casas era más o menos una vida. Mi papá nos llevó a la estación de Ballester y nos tomamos el tren, no sé quien carajo nos esperaba no sé donde y nos hizo de salvoconducto para entrar (creo que era un club). Y ahí estaban, al alcance de nuestras manos, los ídolos de nuestra adolescencia. La gran decepción fue saber que Mateos que no iba a venir, y que en su representación nos mandó al hermano (que tocaba la batería).
Si me preguntan que hicimos todo el día....no me acuerdo. Sé que en un momento sortearon el single de Perdiendo el Control, en inglés y en castellano (para escuchar uno de los lados había que poner la púa al revés, como los discos endemoniados) y quién se lo ganó? MAMITA. Y lo hice autografiar por todos los presentes, y así, en el mismo tren en el que habíamos llegado, nos volvimos las cuatro con el disco abajo el brazo. Nunca más volvimos a pisar el CAZ.

Y buscando info para ilustrar el post, googleando vi que la revistita que pegué más arriba está publicada en Mercado Libre a sesenta pesos. Cuánto costará mi reliquia?

6 comentarios:

Mrs. Fruticienta dijo...

jua. Yo a los 12 años estaba re enamorada de Charly Alberti (hoy con 32 pirulos le quedo grande, hubiera intentado a esa edad... porque al Don le encantan las pendejas).

Porque no lo pones en venta y te fijas cuanto ofrecen? eso si, rodealo de una historia como la de Villegas asi el precio aumenta.
Salutessssss

Verte dijo...

Hablando en serio, sabés que yo también pensé en Villegas cuando lo escribía? Hay como una la indefensión que una tiene cuando es pendeja, pero que en cierto punto no es tan inocente. Bue, me estoy yendo al carajo.
Lástima que no existían los celulares con camarita en esa época.
Ah, Charly Alberti me fascinaba también. Pero ya no va a salir conmigo. Capaz que Cerati después del ACV sí.

Ceci dijo...

Cerati me sigue gustando, (espero que no quede muy estropeado!), me acuerdo de las primeras fiestas de 15 que fui, en el 85, soda stereo, el nombre nomás era muy raro, ridículo. Y miguel mateos me encantaba. Mi marido me contó que para esa época 83/85 que Zas no era conocido, estuvieron en una de las fiestas que organizaba su colegio (eran grosas) el San Francisco en Almagro. Bs

Mariela alias leti dijo...

Tenías una ob-se-sión (cuac)!

majito dijo...

Yo estuve en una fiesta en la que toco Miguel Mateos, debia tener 13 o 14 años y era algo asi como en el Nautico (puajjjj!!!) No me acuerdo mucho porque me la pase escapando de uno de 18 (para mi enoooorme) que todo el tiempo me la queria dar. Solo me acuerdo que era a la orilla del rio en una casona medio antigua y no se de quien merda era la fiesta.
Lo tuyo, es realmente antologico!!!! JA JA JA

Danila dijo...

juaaaaaaaaaa!! me rio sola porque cuando voy a lo de mi suegra (en Villa Pueyrredon) me lo cruzo bastante a M.Mateos!!!!!!!!!

 

Desenvolvido por EMPORIUM DIGITAL