domingo, 1 de agosto de 2010

Antes dormía como un ladrillo, profundo, inmóvil y de corrido. Ahora me despierto de nada y me desvelo fácil, me muevo todo el tiempo y sueño cosas raras. Se me tapa la nariz de madrugada y no puedo soportar no tener a mano las gotitas: necesito estirar el brazo y saber que están ahí, en el cajón, y encontrarlas sin prender la luz. No sabés el ruido que hago cuando me las pongo. Me gusta acostarme feeling drowsy y a veces tomo alguna cosita para provocar la sensación. Si no me lavo el pelo cada 24 horas exactas me siento fea. Me gusta bañarme de noche, no puedo meterme en la cama con toda la carga del día. No soporto que coman en mi cama (por más que sea suya también) ni que osen apoyar zapatos sobre ella. Menos que menos que se acuesten vestidos y se tapen. La cama King te aleja de tu pareja. La convivencia es pesada y es mágica, mirá vos, que no vivís conmigo. No tenés forma de saber tantas cosas sobre mí. Si me ves a la mañana, en pijama, con el buzo turquesa y los guantes de goma sencillamente te morís (de la risa o del susto). Si la tele sintonizara solo TCM podría soportarlo tranquilamente. En casa si estoy sola siempre hay música. Ah y en el auto también, encima canto mucho, pero cuando llevo gente me da cosa que piensen que estoy loca, aunque los que miran desde afuera no me importan, que se curtan, a mí me hace bien cantar. Y a veces pienso, me llueven ideas y cosas mientras manejo. O mientras me ducho. Y a veces me olvido. Y capaz que estaban buenas las cosas que pensé. Eso me da como bronca, si tuviera un grabador las grabaría. Soy madre culposa aunque no parezca. Hija culposa un poco, cada vez menos. Esposa culposa no, por motivos que no vienen al caso explicar ante tanta gente. A veces tengo miedo de terminar como Nurse Jackie. Nunca te lo dije?

5 comentarios:

Flor dijo...

Uf, cuántas verdades escribiste... Lo de la nariz, sabés que ami también me pasa lo mismo desde hace un tiempo... serán los treinta y pico? Qué onda? Muero si no tengo mis gotitas a mano. Y odio despertarme de madrugada con la nariz tapada.
También antes dormía como un oso, pero después de la maternidad, todo cambió. A veces extranio tanto la época de la adolescencia.
Besos.

Ceci dijo...

Me gustó mucho este "mea culpa" que hiciste! O mas bién: esta culpa es mia! Beso grande

Betta dijo...

No... nunca me lo dijiste, pero no aclares que oscurece.

Un descripcion del diario, es asi, y lo de las gotitas ni te digo... mejor ni te digo!

deMónicamente dijo...

una mezcla variada de comentarios!
necesitabas desahogarte parece!!!
biennn!!...todo junto y en filitaaa!
espero que te sientas más aliviada!

kissessss

Fernando Rocchia dijo...

Interesante el blog...
Felicitaciones!!!

 

Desenvolvido por EMPORIUM DIGITAL